Foro para Estudiantes
Comunidad de Estudiantes
PARA PARTICIPAR DEL FORO DEBES CREAR UNA CUENTACAPACITACIÓN GRATUITA EN EL ÁREA DE "CAPACITACIONES"

CONSEJOS PARA INGRESAR A LA UNIVERSIDAD

  • ADMINISTRADOR
  • MODERADOR GLOBAL
  • USUARIOS VIP (NEGOCIOS)
  • Desconectado FUNDADOR

    • FUNDADOR
    • ADMINISTRADOR
    • Aprendiz
    • ******
      • Mensajes: 45
      • Karma: +65535/-0
      • Sexo:Masculino
    • Foro Para Estudiantes
      • Ver Perfil
    1.-Date cuenta de que es una decisión importante. Elegir la carrera que uno desea seguir es casi como elegir con quién te casas, pues el trabajo que escojas probablemente te acompañe durante el resto de tu vida, y elegir la carrera equivocada (así como elegir al cónyuge equivocado) puede traerte más de un disgusto o problema.

    2.-Tómate el tiempo necesario para tu elección. Siempre he creído que, a mayor tiempo se tome uno para decidir algo, menos probable es que se equivoque. Así que piénsalo detenidamente. ¡No hay que porqué apurarse!

    3.- No olvides si dependes de la ayuda de terceros. Esto lo veo a menudo. Muchos jóvenes tienen la gran oportunidad de cursar estudios superiores gracias al arduo trabajo de sus padres, hermanos o tíos, que los apoyan solventando sus estudios durante todos esos años. Pero llegan a decidir su carrera con gran ligereza, y, cuando finalmente se equivocan, terminan por demostrar poco aprecio al sacrificio que realizan estas personas. ¡No te olvides de los familiares que te ayudan!

    4.- Vocación y aptitud deben ir de la mano. La vocación podemos definirla como el gusto que puedas tener hacia un determinado trabajo, y la aptitud a la capacidad que tienes para desempeñarte eficientemente en ello. ¡Recuerda, debes contar con ambas cosas y no sólo con una! Por ejemplo, en el caso de la joven que deseaba ser veterinaria, aunque ella tenía la vocación, no poseía la aptitud necesaria para el trabajo. Si cuentas solamente con la vocación, tal vez te guste tu empleo, pero puede que, sin darte cuenta, seas un desastre para ello. Por otro lado, si solamente cuentas con la aptitud, serás eficiente, pero te sentirás frustrado e incómodo en más de una ocasión (por ejemplo, en mi empleo creo ser bueno y diligente, pero no es precisamente algo que me guste).

    5.- Considera todas las ofertas académicas. El sistema universitario peruano ofrece más de 200 carreras profesionales, sin embargo, según los datos del Censo Universitario 2010, son sólo 10 grupos de carreras los que acaparan casi el 60% de las preferencias de los estudiantes universitarios, por lo que muchos terminan ignorando un gran abanico de ofertas existentes. Por ejemplo, con el auge de la minería, las empresas de ese rubro están solicitando de técnicos que posean conocimientos de mecánica industrial, pero sucede que muchas veces no los pueden encontrar dentro país, por lo que terminan trayendo profesionales del exterior y pagando capricho. ¡No lo olvides, existen muchos peces en el agua!

    6.- ¡Si te gusta un curso, no existe obligación por el cual debas estudiarlo de manera seglar! (este me parece el consejo más importante de todos). Muchos jóvenes tienen la idea errónea de que, si tienen una inclinación natural hacia temas como filosofía, arte, biología, química, física, etc., necesariamente deben estudiar estas carreras en una universidad. ¡Gran error! Un amigo me dijo algo muy cierto: “Si te gusta la biología, no es necesario que lo estudies en una universidad, puedes aprender tanto como desees estudiando en libros o llevando cursillos para nutrir tu pasión por esta materia”.

    7.- Si tienes una carrera en mente, averigua todo lo necesario sobre ella. Así es, no escatimes en esfuerzos y averigua todo lo que debes saber de la carrera en la que estés pensando. Puedes pedir consejos a algunos familiares o amigos que hayan elegido la misma profesión. Pregúntales cómo tomaron su decisión, cómo se desenvuelven en su trabajo, y, si no está de más, si creen haber tomado la decisión correcta.

    8.- Recuerda, son cinco años o más. En este mundo moderno, el tiempo es algo valioso, por lo que debes considerar que la carrera que elijas demandará varios años de tu vida. En el tiempo que estés estudiando deberás sacrificar muchas cosas como poder trabajar y ayudar a tu familia económicamente, ó tal vez tengas que prescindir de adquirir tus bienes propios. En vista de ello, tu decisión debe tratar de ser lo más acertada posible para tratar de evitar desperdiciar tu tiempo. Por ejemplo, en cierto artículo pude leer el caso de un joven que estudió Derecho para “seguir la tradición familiar”. Sin embargo, ahora afirmaba que su idea actualmente es construir un negocio propio que nada tiene que ver con su profesión de abogado. Aunque es loable su actitud emprendedora, cabe preguntarse, ¿vale la pena invertir seis años en una carrera que finalmente no vas a ejercer?

    9.- Evalúa el Mercado Laboral. Entre los consejos que se les dan a las personas que desean abrir un negocio propio figura uno muy útil y conocido, el cual implica realizar un estudio de mercado para saber qué demanda la gente y ver si un posible producto o servicio tendrá el éxito deseado. Algo similar ocurre con las carreras universitarias, así que no estaría de demás saber cómo anda el sector al cual piensas ingresar para que luego no te des con sorpresas inesperadas.

    10.- Oferta y demanda deben ir de la mano. Muchos jóvenes tienden a creer que si una carrera figura entre las más solicitadas, éstas deben ser las que menos saturadas estén. Esto es otro error. Por ejemplo, una carrera que figura entre las más solicitadas es Administración de Empresas, la cual es ofrecida incluso por Institutos particulares (pueden saber más de esto haciendo click acá); sin embargo, también es una de las que más egresados tienen. En este caso el número de profesionales supera al número de puestos existentes. Según un estudio publicado en Universia.com, de las más de 200 careras ofrecidas por el sistema académico peruano, el 60% estudian las que están ligadas a administración de empresas, derecho, contabilidad, ingeniería de sistemas, educación, ingeniería civil, medicina, enfermería, ingeniería industrial, agronomía. Por otro lado, gracias a la constante expansión de la economía peruana, actualmente existen sectores en rápido crecimiento, entre los cuales figuran minería, construcción, telecomunicaciones, turismo, agroindustria (alimentos y bebidas), pesquería, acuicultura, forestales, industria textil y de confecciones, logística, hidrocarburos y petroquímica.

    11.- Recuerda que muchas carreras “tradicionales”están copadas. Frecuentemente un joven es influenciado por la opinión de sus padres, o de la comunidad en general, que tienden a idealizar una carrera tradicional como sinónimo de éxito, pero que ignoran (o pasan por alto) que muchos otros jóvenes piensan de igual manera, por lo que cada año terminan saturando el mercado laboral con una ola de recién egresados que buscan empleo. Por otro lado, al seguir el consejo anterior te darás cuenta que muchas otras áreas del mercado también están rebalsando de profesionales (gastronomía es uno de lo que muchos aún no se han dado cuenta), así que debes averiguar si todo esto implicará más esfuerzo de tu parte aún a la hora de encontrar empleo. Por ejemplo, entre las carreras tradicionales, el área de Derecho es una de las más saturadas del mercado (casi todas las universidades la ofrecen), por lo que en más de una ocasión he visto a alguien arrepentirse de haberla elegido. Desde luego, no tengo nada en contra de esta carrera, pero sí es imprescindible saber si el mercado al que uno desea ingresar está “guerreado” para saber luego a qué atenerse.

    12.- No desdeñes las carreras técnicas. Una tendencia bastante notoria hoy en día es la de optar por estudiar una carrera técnica antes de ingresar a una universidad. Ello se debe a que muchos pueden costear sus estudios universitarios gracias a la solvencia económica que les puede dar algún curso técnico que hayan llevado con anterioridad. Además, esto puede resultar muy útil y provechoso como complemento técnico o para nutrir un posible currículum en el futuro. Por ejemplo, me he dado cuenta que, aunque estudiar computación te pueda parecer un refrito, sí te puede ser muy útil cuando en una empresa se tiene preferencia por los solicitantes que dominen dicho curso. Tampoco está demás evaluar si puedes obtener una licencia de conducir o aprender un idioma extra. Por otro lado, una carrera corta nos puede sacar de apuros cuando en cierto momento nos podamos encontrar sin empleo, algo que puede llegar a ocurrir debido al agitado y competitivo mercado existente.

    13.- No pases por alto la solvencia económica que te dará una profesión. Constantemente veo a algunos egresados ejerciendo profesiones que no les dan un ingreso necesariamente alto. Desde luego, el factor económico no debe ser determinante a la hora de elegir una carrera, pero tampoco es algo que podemos pasar por alto. Por ejemplo, conozco a un señor que actualmente se desempeña como profesor de Historia en un colegio estatal. No hay nada de malo en eso, pero en mi actual trabajo me pagan lo mismo que a él (y sin tener que estudiar cinco años :biggrin:), y puede que dentro de cierto tiempo me eleven el sueldo aún más.

    14.- Tal vez no termines trabajando en lo que realmente deseas. Si te apresuras a elegir, puede que acabes desempeñándote en algo que no tenías en mente. Por ejemplo, el señor que mencioné me dijo que, al principio, su idea fue ser historiador, pero que lastimosamente no pudo encontrar un trabajo en el que se pudiera desempeñar como tal, por lo que tuvo que llevar un curso extra para laborar como profesor de Historia. Es triste decirlo, pero muchos estudian cursos complejos como biología, química, física, etc., para más adelante darse con la sorpresa de que no pueden hallar el trabajo que tenían en mente, por lo que deben dedicarse a la docencia para darle rentabilidad al tiempo que han invertido en sus estudios. Debo señalar que no hay nada de malo en ser profesor (de hecho, lo considero un verdadero privilegio), pero muchas personas que trabajan como docentes me dijeron que al principio no tuvieron la intención de llegar allí. Así que considera si es posible que en el futuro te puedas ver empujado a desempeñarte en algo que no estaba acorde a tus planes.

    Aquí te dejo consejos para dar tu examen de admisión.

    1. Haz una planificación

    Lo primero y más importante es que éste es un examen que abarca muchas asignaturas, por lo cual, tendrás que dedicarle tiempo a cada una de ellas. Nuestra sugerencia, es que empieces viendo cuánto tiempo tienes desde ese día que ya sabes la fecha del examen de admisión y hagas una planeación, recuerda ser súper honesto y ponerte objetivos reales: cuántos días y horas a la semana estás dispuesto a dedicarle al estudio.

    Lo más conveniente es que hagas un cronograma de estudio para tu examen de admisión, así será más fácil que vayas viendo tu progreso y siempre tengas en cuenta, por lo menos, una semana de “colchón” por cualquier cosa que pudiera suceder. Teniendo claro todo esto, será mucho más fácil organizarte.

    2. De lo más difícil a lo más sencillo

    Como lo leías en el apartado anterior, un examen de admisión contempla varias asignaturas, una prueba de admisión universitaria, generalmente evalúa las siguientes:

        Biología
        Historia universal
        Historia de México
        Literatura
        Español
        Geografía
        Química
        Física
        Matemáticas
        Filosofía

    Como tendrás el suficiente tiempo para prepararte, nuestra recomendación es que consultes la guía de estudio (ésta te la debe de proporcionar tu universidad) y veas cuáles son los temas que más se te dificultan y esos comenzarlos a repasar; por ejemplo: si lo tuyo no son las fechas y movimientos históricos, comienza por ahí, ya que al tener tiempo para tu examen de admisión, puedes profundizar un poco más en los tópicos, esto también considéralo en tu cronograma para que así no te descontroles al momento de estudiar.

    Una vez que ya los tengas más que dominados, entonces sí, ve pasando a los que resultan más sencillos para ti, en estos, no tendrás que detenerte tanto porque como ya los conoces, simplemente les tendrás que echar un vistazo, repasarlos para recordar los puntos más importantes ¡y listo! ya estarás pilas para tu examen de admisión.

    3. Emplea técnicas de estudio

    ¿Te das cuenta que con estos consejos te estás organizando súper bien para tu examen de admisión?, bueno pues también recuerda que cuando estés estudiando para cada uno de ellos, un punto súper importante es tener técnicas de estudio que te ayuden a entender de una mejor forma los conocimientos de cada materia.

    Ojo, cada técnica de estudio puede ser diferente por asignatura, por ejemplo, si para la materia de Biología te sirven más los mapas mentales, eso no quiere decir que  no tiene que ser la misma para Matemáticas, a lo mejor para esa asignatura tienes que hacer fichas de estudio. Recuerda que cada quién aprende de forma diferente, por lo que lo más importante es que tú mismo te sientas cómodo y te des cuenta que estás avanzando y asimilando los conocimientos.

    4. Descansa y diviértete

    Dentro de tu cronograma o time table, siempre incluye días para que puedas descansar; si pones 15 días consecutivos sin un descanso entre ellos, es probable que para unos días antes de tu examen de admisión te sientas súper cansado y ya no quieras continuar.

    Nuestro tip para estos casos es que a lo mejor un día del fin de semana no veas absolutamente nada de lo que estás estudiando y lo dediques a otras cosas que te gusten y produzcan placer, como: ir al cine, ver una película, salir con tus amigos o tu pareja, etc, esto te ayudará a sentirte más motivado y con ganas de seguir aprendiendo.

    5. Emplea algunos simuladores para “afinar tus conocimientos”

    En Internet existen diferentes sitios que cuentan con simuladores para que así puedas conocer de mejor manera cómo va a ser el examen de admisión que vas a presentar. Incluso, algunas universidades cuando obtienes la ficha para tu examen, te ofrecen (por un costo extra) un simulador con las preguntas que pueden venir dentro de la prueba.

    Si no tienes dinero para pagarlo, ¡no pasa nada! como lo leías, hay varias páginas en Internet que te pueden ayudar a este fin, de hecho, aquí te dejamos un link de un simulador para que lo revises y veas preguntas estándar para un examen de admisión. Te sugerimos que cuando lo hagas, sea cuando ya tengas un avance significativo en los temas que has repasado, ya que de lo contrario, seguramente tendrás varios errores y esto podría provocarte frustración.

    Con este tipo de simuladores, podrás detectar cuáles son tus áreas de oportunidad en una prueba así y afinar los conocimientos que no estás aprendiendo del todo bien, ¡es súper recomendable!

    6. Relájate y tranquilízate una noche antes

    ¿Mañana es la fecha esperada para ti? Pues tenemos dos cosas que decirte: la primera es ¡muchas felicidades! Porque seguramente trabajaste arduo para ese gran día y lo harás muy bien. La segunda es ¡relájate, por favor! Es natural que sientas nervios, pero trata de dominarlos, respira profundamente y confía mucho en ti.

    Para nada te sugerimos que te pongas como loco tratando de asimilar todos los conocimientos una noche antes, te aseguramos que así ¡no conseguirás nada! Vete a la cama temprano, respira hondo y trata de relajarte lo más que puedas, duerme tranquilo y con la mejor actitud. Al día siguiente, levántate a buena hora para llegar sin contratiempos al lugar del examen de admisión, desayuna bien para que el hambre no te moleste mientras haces tu prueba ¡y listo!, confía mucho en ti, ¡tú sabes que puedes!
    « Última modificación: Junio 18, 2020, 11:44:17 pm por Administrator »